NAGAKIN CAPSULE TOWER

La arquitectura moderna de Japón se lanzó bajo el nombre de teoría metabolista, promulgada por un grupo de 5 arquitectos encabezados por Kenzo Tangue y sus discípulos, entre ellos unos de los más vanguardistas, Kisho Kurokawa, quienes trabajaron en una nueva arquitectura con principios fuertes y definidos. La impermanecia de lo existente bajo el pensamiento de la incertidumbre y carencia de fe en lo visible, se manifiesta en edificios concevidos como desprendibles y adaptables. Todo edificio tiene que mostrarse tal como son sus materiales: el hierro como hierro, la madera como madera, la materialidad de la naturaleza de los materiales tal como son. La cultura japonesa, para sobrevivir a las catastrofes naturales y a una guerra que devastó a casi todo el pais, optó por absorver las diferentes tecnologías y tendencias, integrándolas, mejorándolas siempre en busca de una identidad propia (copia, iguala y supera). En la construcción japonesa desde épocas antiguas predominaba la construcción artesanal en madera, donde se expresaba la individualidad y maestría del artesano, trabajando de las piezas al conjunto, generando autonomía en las piezas, con un manejo magistral de los detalles.

© Tomio Ohashi

© Tomio Ohashi

Con todos estos pensamientos el metabolismo puede interpretarse del siguiente modo: es la reunión de aspectos racionalistas muy fuertes a los que se mejora con la ayuda de algunas leyes biológicas, cercanas, por lo tanto, a una analogía con la naturaleza. Con esta ambición biologista o naturalista debieramos relacionar directamente su obsesión por la movilidad y por el cambio. Los metabolistas insistieron en la importancia del movimiento , que es uno de los principales motores del diseño. Aspiraron también a un espacio que permitiera funciones cambiantes, hablaron de estructuras vivas y modificables.

© Tomio Ohashi

© Tomio Ohashi

El punto máximo del metabolismo se dio en la exposición universal de arquitectura de 1970 en Osaka Japon, en la cual se presentaron los proyectos que hacían realidad el trabajo teórico de los metabolistas. La exposición se forró de estructuras metabolistas bajo el concepto de la ciudad futurista. Uno de los mas impactados con estas ideas fue Watanabe Torizo, presidente de Nakagin Corporation, una de las inmobiliarias más grandes de Japón, quien encarga el diseño de la Nakagin Capsule Tower a Kisho Kurokawa. En sólo cuatro meses, de agosto a diciembre del mismo año, Kurokawa concluyó el diseño y en el período de un año hizo realidad la obra monumental que sería la única construida que representa al movimiento metabolista hasta la actualidad.

© Tomio Ohashi

© Tomio Ohashi

Nakagin Capsule Tower construido en el barrio de Ginza, nace del concepto de la movilidad de las personas, que en Japón llega al 20 % cada año. La torre no fue pensado como un condominio, sino más bien como una nueva forma de espacio de trabajo para los habitantes de la ciudad que fue descrito en su momento como una mansión de negocios o una segunda casa para los habitantes del exterior en el interior de la ciudad. Kurokawa definió su diseño así: “La cápsula es la vivienda para gente en movimiento”.  Cada cápsula era fabricada al 90% antes de ser conectadas a una tierra artificial, como denominaba kurokawa a las dos torres una de 11 y 13 pisos con estructura reforzada de hormigón y acero, que incluía el hueco del ascensor y el espacio de tuberías. La construcción de la torres consistía en el proceso de formación de la tierra artificial, que proporcionaba el equipamiento e instalaciones que recibirían las capsulas. Las cápsulas fueron diseñadas como una estructura monocasco, pero en realidad, son una estructura de acero de calibre ligero. El revestimiento exterior es de acero pintado, los paneles fueron normalizados en tamaño y peso para que un trabajador pudiera manipularlos en fábrica. Los más grandes son de dimensiones 1200 x 2300mm. Para resistir el fuego y mantener el calor, las capsulas fueron rociadas de asbesto en capas 45 y 30 mm de espesor, respectivamente. Cuando se rebeló su peligrosidad, un grupo propietarios e inclusive Kisho Kurokawa propuso el remplazo de las cápsulas.

© Tomio Ohashi

© Tomio Ohashi

Hay ocho tipos de cápsulas en total. Unas tienen la entrada por el lado estrecho y otras tienen la entrada por el lado largo. En términos de diseño interior, se fabricaban en color blanco y negro. La cápsula se fija en cuatro articulaciones: dos de cada uno de los lados superior e inferior. Cada cápsula se fija en su lugar a partir de la parte inferior; con esto permitía inclinar ligeramente la cápsula para insertar sus instalaciones y soportes. Sin embargo, esto puede causar un problema a la hora de sustituir las cápsulas. Es decir, desde la perspectiva de la intercambiabilidad de las cápsulas, a pesar de cualquier cápsula debe ser desmontable y acoplable, resulta difícil: el sistema de tuberías se ensambló en un bastidor y se llevó al sitio para su instalación. Este método de construcción fue elegido con el fin de permitir tres sistemas independientes: la propia cápsula, las instalaciones y el suelo artificial, debido a las diferencias entres el ciclo de vida y la naturaleza de los trabajos de construcción, y también con el propósito de prefabricar las obras de tuberías. También podría haber sido posible planificar el espacio de la tubería dentro del eje (suelo artificial), sin embargo las tuberías de la Torre Nakagin se encuentra en pequeños espacios entre las cápsulas fuera de los ejes. Actualmente estos tubos se están deteriorando rápidamente después de más de 36 años de uso. El núcleo de la torre se encuentra dividido en la planta baja para locales comerciales y la primera planta alta las oficinas de la empresa Nakagin Corporation. El resto de plantas albergan las 140 capsulas que conforman el edificio.

nagakin_a

La Nakagin Capsule Tower es la única estructura existente representante del movimiento metabolista. Es un edificio cargado de mucho contenido filosófico y conceptual donde se plasmaron los más ambicioso pensamientos de kurokawa. En su época fue un referente del high-tech, pero con el tiempo fue superado por el hombre y su constante deseo de superación y cambio. La cápsula fue concebida para ser habitada por un tipo específico de usuario que tenía que acoplarse a ella. Con el paso del tiempo el usuario cambió y necesita adaptar la cápsula a sus necesidades, sin que se pudiera cumplir el concepto de flexibilidad y adaptabilidad. Cambiar una capsula se convierte en un trabajo difícil, por no decir imposible. Su sistema constructivo conduce a un apilamiento de cápsulas, una sobre otra, con lo que entre cada una de ellas quedan las instalaciones, por lo que si se desea cambiar una capsula se deben desmontar las de la parte superior. Las cápsulas de las torres fueron un referente en su época por su aporte a la tecnología de la construcción. Desde que apareció la capsula, se empezaron a comercializar baños fabricados en una sola pieza para el mercado común. La capacidad de adaptación no se da en este tipo de edificios ya que el tipo de usuarioses muy específico, así como las necesidades para la que fue construida. No se puede cambiar ni remodelar el interior de la cápsula si no es cambiándola por completo. Por tal motivo en la actualidad se piensa demoler por completo el edificio. Con la muerte de kurokawa en el 2007, que tenía un proyecto de remodelación para salvar las torres, desapareció el máximo empuje de conservación con lo que su demolición es inminente y con ello desaparecerá un icono del metabolismo japonés.

nagakin_b

El suelo artificial, como llamaba kurokawa al eje central de la torre, carece de áreas comunes para los usuarios. Tampoco hay lugar para actividades reproductivas ni de esparcimiento. Se consideró como un núcleo cerrado de circulación, en el cual no se permite el acceso a personas con movilidad reducida, pero existen desniveles para acceder a cada una de las cápsulas. Formalmente el edificio muestra gran plasticidad y atractivo, un equilibrio logrado por la colocación radial y escalonada de las capsulas, consiguiendo variadas orientaciones y buena ventilación del conjunto. Su mayor problema es el estado de conservación. El edificio ha sobrepasado la vida útil para la que fue concebido, y no ha recibido mantenimientos preventivos: su pintura se encuentra deteriorada y las instalaciones sanitarias en pésimo estado, con lo que las fugas de agua provocan que se acelere aun más su degradación.

En la actualidad, para convertir la Nakagin Capsule Tower en un edificio funcional de acuerdo a la demanda de los usuarios tendría que producirse un cambio de cápsulas, por otras en las que se puedieran realizar múltiples actividades familiares. Con un buen estudio se podría mantener la misma concepción de capsulas, tal como fueron diseñada en principio. Sin embargo, en la actualidad prima el interés económico, ya que el edificio se encuentra en una zona de Tokio de muy alta plusvalía donde el valor del terreno puede llegar a costar hasta un 90% del valor de construcción de un edificio. Con los rápidos cambios de la sociedad actual -tecnológicos, sociales, económicos y políticos- los edificios deben poseer mayor flexibilidad, adaptabilidad, y estar pensados para soportar cambios radicales en cortos o largos periodos de tiempo para poder sobrevivir y convertirse en iconos de una época.


Imprimir


 

 

AUTORES-AS: Mariana Sandoval Valdez, Pablo Saraguro Gutiérrez


 

BIBLIOGRAFIA:
THE JAPAN ARCHITECT: INTERNATIONAL EDITION OF SHINKENCHIKN: Abril, 1983.
THE MASTER ARCHITECT SERIES: KISHO KUROKAWA, Selected and Current works, Images Publishing, tomo 10, New York, 1995.
Kurokawa, kisho, KISHO KUROKAWA : ARCHITECTURE DE LA SYMBIOSE 1979-1987, Electa Moniteur, Paris, 1987.
Kurokawa, Kisho, METABOLISMO IN ARCHITECTUR, BAS Printers Limited, Londres, 1977.
KENSO TANGUE Y LOS METABOLISTAS, Capitel Antón. Ediciones Asimétricas Madrid, 2010.
Kurokawa, Kisho, FROM METABOLISM TO SIMBOLISM, Kisho Kurokawa [Enregistrament vídeo], Michael Blackwood Productions, New York, 1993.
www.uia.2011tokyo.com/en/circular
www.findthatpdf.com
metabolismojapones.files.wordpress.com

FICHA:
Proyecto: NAKAGIN CAPSULE TOWER
Ubicación: Tokio, Japón
Año: 1968-1972
Arquitecto: Kisho Kurokawa



Una Respuesta a “NAGAKIN CAPSULE TOWER”

  1. marcela sandoval dice:

    Muy interesante el aspecto arquitectónico y estético del modelo, considero que es una excelente representación de como se buscaba la eficiencia de espacios y la estética de un principio metabolista. Se indica en el texto que el edifico mantiene su funcionalidad pero en verdad ha generado un costo beneficio para los habitantes del lugar o solo se mantiene el sentido estético.

Deja un comentario